Imágenes y ciudad. Orizaba a través de la lente, 1872- 1910

La más reciente publicación de Eulalia Ribera Carbó y Fernando Aguayo, ambos investigadores del Instituto Mora, narra la historia urbana y social de Orizaba construida a partir de muchas docenas de imágenes, mayoritariamente fotográficas, creadas entre 1872 y 1910, que originaron temas de investigación, ofrecieron información y permitieron hacer interpretaciones sobre los códigos culturales que inspiraron su producción.

El trabajo de investigación y de recopilación fotográfica comenzó hace aproximadamente 10 años y dio paso a la conformación de un acervo de más de 300 fotografías del siglo XIX y los primeros años del siglo XX, provenientes de más de una docena de archivos, nacionales y extranjeros, y de colecciones particulares.

Orizaba, apodada en las postrimerías decimonónicas “la Manchester mexicana”, terminó el siglo XIX y comenzó el XX basculando entre lo antiguo y lo moderno, con una nueva fisonomía urbana impuesta por la industrialización, pero de la mano de la resistencia de la vieja villa colonial, que se negaba a ser borrada del paisaje. Esa Orizaba en transformación es la que el lector encontrará en las páginas de este libro, escrito a partir de fotografías que son a la vez representaciones y huellas de un tiempo pasado.

Los autores nos llevan en un paseo por el tiempo, de vuelta al porfiriato, para mostrarnos los cambios que dieron forma a la ciudad de Orizaba entre los años de 1872 y 1910. La belleza propia de las imágenes y el valor histórico que contienen se suma a la posibilidades que ofrecen para comparar un mismo espacio en el tiempo: fotografías tomadas en algún sitio específico, al que los fotógrafos volvían años después a causa del atractivo propio del lugar y donde tomaban una nueva imagen, con encuadres tan similares que permiten notar los procesos de industrialización de Orizaba, muy pujantes durante el período señalado a causa de la fuerza hidráulica de la zona que daba la posibilidad de ofrecer energía eléctrica barata a la industria.

Las fotografías sugieren las pistas para la comprensión de las relaciones establecidas entre diversos actores: los fotógrafos, los editores, la ciudad, el poder y amplios sectores de la sociedad. Así, las imágenes del archivo digital que completa este trabajo son vistas y tratadas como fuente de investigación social y no sólo como ilustraciones para la publicación. Hay un diálogo entre las páginas y las imágenes a partir de la fototeca digital, que pretende difundir información y conocimientos no sólo a través del papel, sino aprovechando las nuevas tecnologías que permiten incluir un enorme número de imágenes desde la internet: formas nuevas de “ver” información al momento de estar leyendo el libro, como resultado de nuevas maneras de escribir, en consonancia con las innovaciones tecnológicas.

De este modo, el lector tiene la posibilidad, mientras lee la obra, de ver una imagen y remitirse a la dirección electrónica para visualizar otras imágenes relacionadas con la de su interés original. También puede utilizar los códigos QR y acceder otras imágenes mientras disfruta la lectura desde su propio teléfono inteligente, combinando la fotografía con las nuevas tecnologías en investigación.

Paralelamente, para acercar nuestras publicaciones al público general, no especializado, y permitir que conozca la amplia gama de investigación social que se realiza en el Instituto Mora, difundimos en plataformas digitales, tales como nuestra página web, redes sociales institucionales y en redes allegadas a nuestra comunidad estudiantil, los últimos resultados de nuestra producción editorial, como éste.

http://centrosconacyt.mx/objeto/imagenes-y-ciudad-orizaba-a-traves-de-la-lente-1872-1910/